La depresión forma parte de los trastornos del estado de ánimo y dependiendo de algunos factores como la duración o la evolución, el diagnóstico puede variar. En este post vamos a ver los distintos tipos de depresión que podemos encontrar.

 

Depresión Mayor

Probablemente se trata del tipo de depresión más frecuente y conocido, además del tipo más grave. Su característica principal es la gran intensidad de los síntomas y por el hecho de que se encuentra presente en los pacientes durante una gran parte el día. Se desconocen cuáles son las causas exactas de la depresión pero se piensa que puede ser una combinación de cambios químicos en el cerebro, junto a la genética y ciertos eventos estresantes.

Entre los principales síntomas de la depresión mayor podemos incluir la fatiga y falta de energía, serntimientos de desesperanza, indefensión o culpa, y pérdida de interés en actividades que anteriormente le resultaban placenteras al paciente.

Para que una alteración del ánimo llegue a considerarse un caso de depresión mayor, los síntomas deben tener un mínimo de dos semanas de duración aunque puede extenderse hasta varios años.

 

Distimia

La distimia es un caso de depresión menos grave que la depresión mayor, sin embargo sigue teniendo la capacidad de interferir en el funcionamiento normal de quien la sufre.

La característica principal es que el paciente que sufre distimia se siente con un ánimo deprimido durante la mayor parte del día durante al menos 2 años. Se trata de una alteración mucho menos incapacitante que la depresión mayor y con unos síntomas menos intensos. Es como si cogiéramos la intensidad de los síntomas de la depresión mayor que se suceden en un corto espacio de tiempo y los «estirásemos» a lo largo del tiempo aumentando en duración pero disminuyendo en intensidad.

 

Trastorno Bipolar

Existe mucha confusión en el término «trastorno bipolar», especialmente en el público general que suele utilizarlo, de forma erronea, para definir a alguien con un humor cambiante. Sin embargo el trastorno bipolar va mucho más allá de eso y se trata de una dolencia que altera períodos de euforia y optimismo (es lo que se conoce como la fase maníaca) junto a episodios depresivos. De hecho, hasta no hace mucho tiempo el trastorno bipolar era conocido por el nombre de «depresión maníaca».

El tratamiento del trastorno bipolar es algo distinto al de la depresión mayor y suele requerir estabilizadores del humor (como el litio) además de una acompañamiento a través de la psicoterapia e incluyendo al entorno familiar que puede tener controlado al paciente. La ciclotimia (también conocida como trastorno ciclotímico) es una forma más leve del trastorno bipolar y con síntomas menos intensos.

 

Depresión postparto

Al igual que la depresión mayor, la depresión postparto también es una de las más conocidas. Esta afección hace referencia a la tristeza, ansiedad y fatiga que sufren las madres al poco tiempo de dar a luz y que les impide atender correctamente a su hijo o llevar a cabo las actividades diarias con normalidad. Puede presentarse desde poco después del parto o hasta unos años más tarde, aunque la mayor parte del tiempo ocurre dentro de los 3 primeros meses tras el parto.

Aunque las causas de al depresión postparto no están claras, se tiende a relacionar con la caída drástica en el nivel de hormonas (estrógeno y progesterona) que aumentaron durante el embarazo. Aunque también se cree que otros factores no hormonales también pueden estar implicados en su origen como cambios en el cuerpo de la mujer, cambios en las relaciones laborales y sociales, falta de sueño o tener menos libertad.

 

Trastorno afectivo estacional

El trastorno afectivo estacional (también conocido por el nombre de trastorno depresivo estacional) es un tipo de depresión que suele aparecer en los meses de otoño e invierno y se va intensificando con el paso de los meses. No se tiene certeza de cuál es la causa exacta de esta afección pero se piensa que está relacionada con una alteración de la serotonina.

Existe una variante del trastorno afectivo estacional que suele darse en los meses de verano y cuyos principales síntomas son la falta de apetito, pérdida de peso, insomnio, inquietud, irritabilidad y ansiedad.

 

Depresión psicótica

La característica que define a la depresión psicótica es que quien la sufre también manifieste algún tipo de psicosis como alucinaciones o delirios que alteren su conexión con la realidad. En algunos casos podría llegar a confundirse con la esquizofrenia. Suele ser habitual recetar antidepresivos y antipsicóticos para controlar los dos tipos de síntomas.

La depresión es probablemente el trastorno psicológico que más daño hace a la persona que lo padece y a su entorno ya que afecta a todos los ámbitos de la vida. En mi centro de Psicología en Madrid puedo enseñarte las herramientas necesarias para poder superar de forma definitiva tu problema depresivo.