Los trastornos psicológicos son un problema muy común hoy en día. Aunque no existe una definición exacta de estos trastornos, pueden clasificarse colectivamente como problemas graves y persistentes en el pensamiento, el estado de ánimo o el comportamiento que interfieren en el funcionamiento social o laboral.

Algunos ejemplos de trastornos psicológicos son la depresión, el trastorno de ansiedad, las fobias y el trastorno de estrés postraumático (TEPT). Estos trastornos mentales pueden causar un malestar importante y perjudicar significativamente la capacidad de una persona para realizar funciones vitales básicas como comer, dormir o trabajar.

Las emociones negativas se evitan por su carácter desagradable

Las emociones negativas se evitan por su carácter desagradable. Las personas no quieren experimentar estos sentimientos y hacen todo lo posible para evitarlos. Sin embargo, la evitación es una forma inadaptada de afrontar las emociones negativas. Esta evitación nos impide experimentar toda la gama de sentimientos que forman parte de la vida y también nos impide aprender a gestionar esos sentimientos de forma eficaz cuando vuelvan a surgir en el futuro (Maslow, 1943).

 

Es imposible evitar completamente las emociones negativas

Las emociones negativas son una parte importante de la vida y pueden ser útiles para nosotros.

Por ejemplo, el miedo puede ayudarnos a protegernos del peligro o del dolor; la tristeza puede hacernos sentir pena por alguien que ha sido herido y animarnos a ayudarle; la ira puede hacer que queramos defendernos a nosotros mismos o a otra persona cuando ha sido tratada injustamente. En otras palabras, necesitamos este tipo de sentimientos para sobrevivir en el mundo real e interactuar con otras personas.

 

La evitación de las emociones negativas conduce a la inadaptación

Cuando las personas evitan las emociones negativas, a menudo pueden realizar conductas desadaptativas. El comportamiento o conducta desadaptativa ocurre cuando las acciones de una persona no son útiles para afrontar sus problemas. La evitación de las emociones negativas conduce a comportamientos desadaptativos que pueden dar lugar a depresión, trastornos de ansiedad, trastornos de la personalidad, trastornos alimentarios y otros trastornos psicológicos como la esquizofrenia o el trastorno bipolar.

Evitar las emociones negativas también puede hacer que nos aislemos de las personas que nos rodean y que en un momento dado podrían suponer una importante ayuda para superar momentos difíciles.

 

Las personas deprimidas tienden a evitar las emociones negativas debido a su carácter desagradable

Las personas deprimidas tienden a evitar las emociones negativas por su carácter desagradable. El problema es que la evitación en sí misma es perjudicial. Una persona que evita sentirse mal por cosas como perder el trabajo o divorciarse también tenderá a evitar cosas positivas como tratar de conseguir un nuevo trabajo o volver a casarse.

Esto puede llevar a un comportamiento inadaptado (o desadaptativo) como la falta de voluntad para probar nuevos alimentos porque son desconocidos y, por lo tanto, podrían no gustarte; la falta de voluntad para salir con los amigos porque podrías conocer a alguien que no te cae bien, y un largo etcétera.

 

La evitación como causa de trastornos psicológicos

Al comprender el papel que desempeña la evitación en la causa de los trastornos psicológicos, uno puede darse cuenta de que si la evitación se reduce o revierte, también lo harán los síntomas de muchos trastornos psicológicos. Los siguientes son sólo algunos ejemplos:

  • La evitación de las emociones negativas está en la raíz de muchos trastornos psicológicos. Esto incluye la depresión, el TEPT y los trastornos de ansiedad. Si uno no evita las emociones negativas en la medida de lo posible, los síntomas se reducirán o incluso se eliminarán.
  • La evitación también está en la base del TOC (trastorno obsesivo-compulsivo). Por ejemplo, si una persona con TOC evita ciertos pensamientos o comportamientos cuando surgen en su mente durante la vida diaria, esto resultará en un aumento de los pensamientos obsesivos con los que tendrá que lidiar más tarde porque no los enfrentó en el primer momento que surgieron. 

Conclusiones

La evitación de las emociones negativas se encuentra en la base de muchos trastornos psicológicos. La idea principal que subyace a esta conclusión es que las emociones negativas son desagradables pero necesarias para un correcto equilibrio emocional y deben afrontarse en lugar de evitarse. Si se evitan, se convierten en la base de muchos trastornos psicológicos como hemos desarrollado a lo largo de este post.